Noticias y Actos

PALABRA DE VIDA CORRESPONDIENTE AL CUARTO DOMINGO DE CUARESMA 2017

escrito por:  admin hace 6 meses  296 visitas

 Artículos

 PALABRA DE VIDA

CUARTO Domingo, CUARESMA (ciclo A)

Santuario, 26, MARZO, 2017

 

 "Yo soy la luz del mundo"

 

Ambientación

         Nos ponemos en la presencia del Señor, para que el Señor nos haga ver más allá de lo cotidiano.

         El ciego de nacimiento del Evangelio de hoy nos representa a todos.

         Nuestra ceguera espiritual es importante, porque sólo vemos lo superficial, sólo nos fijamos en las apariencias; ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos, ni conocemos a los demás, ni conocemos a Dios.

         Cristo es LUZ, porque ve lo que hay en el corazón del hombre; porque nos enseña lo que es el hombre; porque nos dice lo que es Dios; porque nos da la luz de la fe.

         Que la fe en Cristo ilumine la oscuridad de nuestra vida y que nuestra fe sirva de ayuda a otras personas.

 

            Al comenzar nuestra oración es el momento de revisar nuestra vida, nuestro corazón, actitud y nuestras manifestaciones:

 

Pedimos perdón

         Como los discípulos de Jesús, pedimos aumento de fe y perdón por nuestra poca fe

-         Nuestros ojos se llenan de escamas y no sabemos verte. Y construimos un dios a nuestra imagen.                          

SEÑOR, TEN PIEDAD...

 

-         Nuestros ojos se hacen a la oscuridad, nos resistimos a las obras de la luz. CRISTO, TEN PIEDAD...

 

-         Nuestros ojos necesitan el barro que sana y limpia y hace ver la novedad que Tú, Señor, nos das en Jesús, tu Hijo.

SEÑOR, TEN PIEDAD...

Oración colecta

         Señor Jesús, danos tu luz, que romperá la noche de nuestros miedos y oscuridades, de nuestras mentiras y engaños. Cuenta con nosotros.

Ayúdanos a ver las cosas con tu mirada, a hablar a los que nos rodean con tu verdad y amar con tu amor.

Quita la venda de nuestros ojos y haz que abracemos tu luz, que caminemos con ella y hacia ella. Te lo pedimos..

 

Escuchamos la Palabra, para que nos ilumine y afiance en la fe de Jesús:

 

+ Lectura del santo Evangelio según San Juan, 9,1-41

 

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento.. Y sus discípulos le preguntaron: “Maestro, ¿quién  pecó: éste o sus padres, para que naciera ciego?”. Jesús contestó: “Ni éste pecó ni sus padres, sino para que se manifiesten en él las obras de Dios. Mientras es de día tengo que hacer las obras del que me ha enviado: viene la noche y nadie podrá hacerlas. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo”. Dicho esto, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego, y le dijo: “Ve a lavarte a la piscina de Siloé” (que significa Enviado). Él fue, se lavó, y volvió con vista.

Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: “¿No es ése el que se sentaba a pedir?” Unos decían: “El mismo” Otros decían: “NO es él, pero se le parece”. El respondía: “Soy yo”. Y le preguntaban: “¿Y cómo se te han abierto los ojos?” Él contestó: “Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, me lo untó en los ojos y me dijo que fuese a Siloé y que me lavase. Entonces fui, me lavé, y empecé a ver”. Le preguntaron: “¿Dónde está él?”. Contestó: “No sé”.

Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista. Él les contestó: “Me puso barro en los ojos, me lavé y veo”. Algunos de los fariseos comentaban: “Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado”. Otros replicaban: “¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?”.

Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: “Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?”. Él contestó: “Que es un profeta”. Le replicaron: “Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros? Y lo expulsaron.

Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: “¿Crees tú en el Hijo del Hombre? Él contestó: “¿Y quién es, Señor, para que crea en él?” Jesús le dijo: “Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es”. Él dijo: “Creo, Señor”. Y se postró ante él.

Palabra del Señor

Es el momento de hacer silencio, meditar.........

 

Comentario

            "Siempre que hablamos de ciegos, de ceguera, pensamos en la gente que no ve, pero casi nunca nos paramos a pensar que –aunque veamos- podemos estar ciegos para ver las cosas, para profundizar en las cosas.

         Casi siempre vemos, solamente, la superficie de las cosas, de los acontecimientos, de las personas, pero no vemos su verdadera y profunda realidad.

              O dicho con palabras de la Biblia: “El hombre mira las apariencias, pero el Señor mira el corazón”.

 

Los acontecimientos:

  • Los contemplamos como algo rutinario; nos hemos acostumbrado a ellos. Quizás nos admiramos y sorprendemos por los acontecimientos, pero superficialmente, sin que nos dejen huella. A  lo más, hacemos un leve comentario.
  • ¿Quién se deja interpelar por los acontecimientos de cada día?. A diario estamos viendo: “Violencia, terrorismo, hambre, pobreza, paro, explotación, dolor...etc.                                                                                            

¿Cómo me interpelan estas situaciones?

¿Cómo me impactan estos acontecimientos?

¿Qué veo detrás de cada lágrima?

 

Las personas:

  • A veces las vemos, las contemplamos, las tratamos tan superficialmente que las convertimos en cosas,

¿Qué valor tienen para mí las personas?

¿Cuál es mi actitud hacia los demás: respeto, cariño, ayuda, indiferencia, desprecio?

“Quien no ama a su hermano, permanece en la muerte”, nos ha dicho Cristo.

 

Nosotros mismos:

  • A veces estamos también ciegos para vernos a “nosotros mismos”. Nos cuesta vernos y reconocernos tal como somos: con nuestros aciertos, pero sobre todo con nuestros fallos y defectos, que enseguida disculpamos y justificamos.

 

De todas estas cegueras nos quiere curar Jesús.

No olvidemos nunca sus palabras:

  • “Yo soy la luz del mundo”
  • “El que me sigue no anda en tinieblas”
  • “El que cree en mí, se convierte en luz para los demás”.

 

Es el momento de buscar compromisos.

 

Pidamos al Señor, por intercesión de nuestra madre la Virgen de la Cabeza, en este tiempo de gracia y misericordia, que acuda en ayuda de nuestra debilidad, y le presentamos nuestras necesidades.

 

Plegaria de los fieles

Todos: Haz brillar sobre nosotros, la luz de tu rostro, Señor.

 

  • Por los que no ven...
  • Por los que caminan en las tinieblas...
  • Por los que no soportan la luz, y la combaten...
  • Por los que se empeñan en negar la luz...
  • Por los que se creen ellos la luz y desprecian la Luz...
  • Por los que se lavan las manos ante la luz...
  • Por los que tienen miedo a ver...
  • Por los que llevan a otros a las tinieblas...
  • Por los que son hijos de la luz...
  • Por los que trabajan siempre en las tinieblas...
  • Por los que caminan en la luz y son luz en el camino...

 

Es el momento de dirigirnos a Dios diciendo:

Padrenuestro que estas en los cielos......

 

Acción de Gracias:

 

"Señor Dios, que eres la luz que alumbra a todo hombre, ilumina nuestros corazones con tu claridad, para que tanto nuestras personas como nuestras vidas sean dignas de Ti, aprendamos a amarte de todo corazón y seamos testigos de tu luz en medio del mundo.

Danos, Señor, tu bendición y que nos acompañe siempre para que no seamos causa de tinieblas ni de oscuridad y proyectemos sobre los hombres la luz y la mirada salvadora de tu Hijo". Amen.

¡Buena Semana!

Compartir con whatsapp