Noticias y Actos

MARTES SANTO 2015. VIA CRUCIS POR LAS CALZADAS

escrito por:  admin hace 2 años

 Artículos

1111 visitas

VISTA DEL CAUTIVO A SUS HIJOS SERRANOS

Tarde soleada, inquietud y prisas de última hora, para tener todo a punto. No se llega, pero a la hora señalada todo el personal está en su puesto, para comenzar el Martes Santo, quinto día de Quinario a Nuestro Cautivo de Sierra Morena.

Celebración concelebrada por la comunidad Trinitaria del Santuario y presidida por el Ministro y Rector del Santuario P. Domingo Conesa Fuentes y participada por miembros del Grupo Parroquial, a la vez que por los numerosos fieles que asisten a la celebración. Participa el Coro de San Roque de Torredonjimeno.

Resaltar:

Dispuesto está Pilato a juzgar a Jesús pues teme, si no lo hace, llegar a caer en la desgracia de César. Y los gritos de los sediciosos, que aumentan, acaban de determinarle. Toma asiento en su tribuna, hace comparecer a Jesús y le pregunta: “¿Eres Tú el Rey de los judíos?” Al escuchar el Hijo de Dios esta acusación tan diferente de la que se le ha hecho ante el Sumo Sacerdote, comprende la malicia de sus enemigos y resuelto a aclarar la verdad contesta con otra pregunta: “¿Dices tú eso de ti mismo o te lo han dicho de mí otros?” El juez le responde: “¿Soy acaso yo judío? Tu nación y los pontífices te han entregado a mí: ¿qué has hecho?” De cualquier modo que se considere es absurdo este interrogatorio. ¿Se ha visto nunca que el acusado deba hacer su defensa, explicar sus actos y dar pruebas para ser absuelto o sentenciado? La familiaridad del juez hace comprender también que a él no le mueve odio alguno, antes procura disculparse de l que está haciendo y declina toda responsabilidad en los verdaderos culpables, que son los fariseos, los escribas y los ancianos del pueblo. Sienten además un vago deseo de conocer motivos de tan escandalosa sedición, y espera que las respuestas de Jesús le iluminen. Su tranquilidad en el grave peligro que se halla, le muestra la confianza que tiene en la justicia de su causa. Entretanto el Verbo Divino compadece la incertidumbre y temor que experimenta Pilato, y queriendo tranquilizarle dice: “Mi reino no es de este mundo; si de este mundo fuera mi reino, claro está que mis gentes me habrían defendido para que no cayese en manos de los judíos; más mi reino no es de acá”

La verdad de estas palabras penetra en el corazón del juez. Ya no duda de su inocencia y comprende que solo por odio le han querido hacer que parezca reo de lesa majestad, único delito que él tiene derecho a castigar. Con todo, su inteligencia no acaba de comprender el misterio que encierran las palabras que ha escuchado, insistiendo en comprobarlas: “¿Tú eres Rey?” Pregunta de nuevo y el paciente Salvador responde: “Así es como dices, yo para esto nací y vine al mundo para dar testimonio de la verdad; todo aquel que pertenece a la verdad escucha mi voz”.

En el afán de conocer mi reino, el juez murmura más bien como respondiendo a la voz de su conciencia que preguntando a Jesús: “¿Qué es la verdad?” Y sin esperar respuesta, vuelve a los judíos y exclama: “Yo ningún delito hallo en este hombre”.

Recorrer las calzadas, haciendo el Vía-crucis, acompañado por la Asociación Musical de Ibros, es rememorar el camino hacia la cruz. Penetrar en la esencia del misterio. Mirada dulce y  penetrante que invita a la conversión y a seguirle, porque El arrastra a la conversión y al ser de porque le seguimos.

Cansados por el peso de nuestras cruces, fatigados por el agosto caminos recordamos enfermos, impedidos y a cuantos se dejan llevar por la comodidad de un vida, muchas veces sin sentido.

Él nos invita, convierte y estimula a seguir siendo sus servidores.

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Compartir con whatsapp