Noticias y Actos

LECTIO DIVINA. DOMINGO 22 DE NOVIEMBRE. FESTIVIDAD DE CRISTO REY

escrito por:  admin hace 2 años  2420 visitas

 Actos

LECTIO DIVINA. DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO

CRISTO REY

 

1.- INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven, Espíritu Santo,
penetra con tu luz en mi corazón,

ilumina los escondrijos de mi conciencia,

que no quede nada oculto, nada sin salir a tu luz.
Ven a mí, entra en mí. Sé mi guía y mi aliento,

mi asidero y mi amarre.

Te necesito en mi debilidad, en mi cobardía y mis miedos. Que me deje seducir por ti,

que me sienta iluminado y acorazado en ti.

Tú que eres viento arrasa con mis temores,

purifica mis cobardías y limpia mi mediocridad.

Llena mi vacío con tu amor,

Empapa mi vida con tu Palabra,

llena mi corazón con tu vida.

Tú que eres fuerza, vigor y energía

rompe en mí el tedio, la monotonía, la acedia,

la vulgaridad de una vida no enraizada en Cristo,

el ser sarmiento no unido a la cepa Jesús.

Quiero ser fruto, racimo de uvas

que engendra vino generoso, entregado, abnegado.

Quiero ser sangre derramada y ofrecida

en servicio de los esclavos, pobres y malheridos.

Enriquéceme con tus dones y carismas,

alienta en mí el carisma liberador,

quema mi corazón en tu hoguera

y sea yo otro Cristo redentor.

 

2.- EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 18, 33B-37

En aquel tiempo, preguntó Pilatos a Jesús: ¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús le contestó: ¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí? Pilatos replicó: ¿Acaso yo soy judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí ¿Qué has hecho? Jesús le contestó: Mi reino no es de este mundo. Si me reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí. Pilatos le dijo: Conque, ¿tú eres rey? Jesús le contestó: Tú lo dices: Soy Rey. Yo para esto he nacido y por eso he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.

 

3. PROFUNDIZANDO EN LA PALABRA

1.- ¿Eres tú el rey de los judíos?

  • Jesús responde a la pregunta de Pilato con otra pregunta que inquieta al procurador romano: ¿Dices eso por ti mismo o te lo han dicho otros de mí? La respuesta de Pilato, dada con arrogancia, no intimida a Jesús que le responde claramente: Soy rey
  • Jesús afirma ante la autoridad romana (representante del imperio y del mundo pagano) su misión de ser Mesías y Rey. Para los judíos el Mesías era también el Rey que esperaban, a fin de liberarse del dominio político de los romanos y establecer el propio reino de Israel. Así lo entendieron y anhelaron incluso sus mismos discípulos. Pero, una vez más, Jesús tratará de explicar el sentido en que Él entiende su misión.
  • La realeza de Jesús se identifica con su servicio desinteresado y gratuito a favor de los más débiles y de los más desprotegidos. Porque cura a los enfermos, perdona a los pecadores, practica el servicio, da testimonio de la verdad, desenmascara a los doctores de la ley y fariseos e identifica el amor a Dios con el amor al prójimo.

2.- Mi reino no es de este mundo   

  • Esta frase se ha interpretado de modo espiritualista a lo largo de la historia de la Iglesia. Como si los cristianos tuvieran que estar al margen de los problemas de la sociedad y dedicarse solamente a las cosas espirituales, como rezar y ocuparse exclusivamente en las cosas internas de la Iglesia.
  • Jesús no proclama un Evangelio de evasión de la realidad de este mundo, sino que predica y realiza una nueva situación de: respeto, justicia, igualdad, servicio y amor. Por defender a los marginados Jesús fue sentenciado a muerte. Por esclarecer la verdad sobre Dios como "Padre" y sobre los hombres como "hermanos" sufrió el martirio de la cruz.
  • Jesús quiere decir que su actuación no es "al estilo de este mundo". Es decir, con dominio, superioridad y poder y marcando la distancia entre unos y otros. Jesús se ha presentado entre nosotros "como el que sirve". Él, siendo Maestro (en su condición humana) y Señor (en su condición divina), se pone a lavar los pies de los discípulos (Jn 13, 13-14). Os he dado ejemplo, para que hagáis lo mismo que yo he hecho con vosotros (Jn 13, 15).
  • La Iglesia, la comunidad cristiana, ha de ser la "servidora" de la sociedad. Debe estar atenta a tomar distancia de los poderes influyentes (partidos políticos) y a no caer en la falsa ilusión de fortalecer el Reino con diplomacias, poderes y dinero...

 

3.- Yo he venido para ser testigo de la verdad

  • La vocación de Jesús como Mesías es trasmitir la verdad del Padre. Él es el Testigo fiel (Ap 1, 5 y 3, 14), que nos manifiesta el plan de Dios: Amaos unos a otros como yo os he amado (Jn 13, 34), porque Dios es amor (1 Jn 4, 8 y 16).
  • El cristiano ha de ser el misionero del Amor de Dios, para aquellos que creen y también para aquellos que quieren construir la sociedad a base de injusticia, desigualdad y corrupción.
  • Jesús manifiesta su condición de Rey en circunstancias dramáticas e increíbles. Él había huido de la multitud que quería proclamarlo Rey (Jn 6, 15). Ahora, ante Pilato representante del imperio romano, Jesús, como víctima y condenado a muerte, se proclama Rey. El Reino de Dios no se basa en el poderío humano y social.

 

4.- MEDITA  

  • Analizo la escena tan pintoresca, tantas veces repetida a lo largo de la historia, del encuentro entre el poder político/social y el poder de la verdad y la justicia. Pilato contra Jesús.
  • Pilato personaje ambiguo, mediocre, indeciso, títere, oportunista. Es la debilidad enmascarada en el poder. Es la crueldad e injusticia con ropajes de gloria humana. Es la mentira que reafirma su vanagloria.
  • Jesús es el hombre inerme, mudo ante las insidias e insinuaciones sutiles de los corruptos religiosos; es el hombre libre ante la aplastante amenaza del poder romano, encadenado,  atrapado por los interés del poder del Templo, revestido de debilidad, pero que tiene todo el poder, y se lo calla.
  • Pilato pregunta con sorna a Jesús: “¿eres el Rey de los judíos? … conque ¿tú eres rey?”. Jesús tajante, no se acobarda: “Tú lo dices: soy Rey”.
  • En más de una ocasión me habré encontrado con situaciones de choque, de provocación, momentos  difíciles en los que he tenido que reaccionar y expresar lo que vivo y siento. Quizá, en algún momento, no he sabido reaccionar con sinceridad, he jugado a quedar bien, he nadado y guardado la ropa, me he cubierto bien las espaldas, no he enseñado mis cartas, he actuado con doblez y engaño para quedar bien, he ocultado la verdad, no he sido sincero, ni valiente, no me he comprometido, he jugado a hacer de político…. Ser y actuar con honestidad, con sinceridad y desde la fidelidad a mi conciencia, a mi vocación, a mi condición de discípulo de Cristo… a veces, trae problemas ¿Cómo he actuado?
  • Me detengo en analizar esos momentos de encrucijada y ver de qué manera me he manifestado ante personas o situaciones.
  • ¿Me considero que actúo desde la verdad de mi conciencia y de mi corazón? ¿Vivo como testigo de la verdad y actúo con los mismos sentimientos de Cristo?
  • ¿Voy de incógnito por la vida para que nadie sepa quién soy, lo que soy, a lo que me dedico? ¿O expreso abiertamente mi condición?
  • ¿Soy testigo de la verdad que es Cristo? ¿Me considero que estoy llamado a ser y vivir como profeta, aunque sea menor, que anuncia y denuncia desde la verdad del Evangelio?

 

5.- ORACION FINAL

El rey desnudo (José Mª Rodríguez Olaizola, sj)

¿Qué reino es este, que ve a su rey

despojado de grandezas, de ropajes, de títulos?

Hay que saber mirar para descubrir

el poder verdadero de una palabra

que rompe muros y desnuda ficciones.

Mirad y ved, hossannah,

una mano que escribe la ley en la arena,

y viste, con suave caricia, a los despojados;

unos pies descalzos que se adentran

por caminos áridos para salir al encuentro

de la gente solitaria;

un corazón que late tan fuerte

con cada herida ajena que a punto está de salirse del pecho; unos ojos que no se dejan cegar

por resplandores vacíos,

y saben encontrar el tesoro que nadie más ve.

Mirad y ved,

vosotros también,

hossannah.

Contempladlo y quedaréis radiantes.

Compartir con whatsapp