Noticias y Actos

PALABRA DE VIDA CORRESPONDIENTE AL QUINTO DOMINGO DE CUARESMA 2017

escrito por:  admin hace dos días

 Artículos

231 visitas

PALABRA DE VIDA

“Quinto Domingo, CUARESMA (ciclo A)”

Santuario, 2, Abril, 2017

     "Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá"

 

Ambientación

         Nos ponemos en la presencia del Señor, para meditar la palabra de Dios del Quinto Domingo de Cuaresma.

        

         "Estamos en el último Domingo de Cuaresma, próximos ya a la Semana Santa, a la Pascua de Resurrección.

         Durante todo este tiempo de Cuaresma nos hemos preparado –individual y colectivamente- para celebrar en Semana Santa los acontecimientos más importantes de la vida de Cristo, para celebrar las fiestas más significativas de nuestra Religión.

         En este Quinto Domingo de Cuaresma, el Evangelio nos plantea el sentido y el valor de la vida, de la muerte y de la Resurrección.

         La vida es el valor más importante que tenemos y a la vez nuestro problema.

         Los creyentes sabemos que nuestras vidas no se estrellan contra el muro de la nada, de lo absurdo, porque confiamos en que Dios recogerá en sus manos la vida de los hombres".

 

Sabemos que somos pecadores, por ello nos reconocemos como tales:

Padre, ¿Nos abandonarás porque somos pecadores? Tu corazón, ¿no mostrará compasión con nuestro pecado? ¿Acaso nos arrojarás de tu vista?

-  Olvida, Señor, nuestras infidelidades y ten piedad de nosotros.

-  Olvida nuestra oración y nuestras penitencias sin vida y ten piedad de nosotros.

-  Olvida nuestra caridad recortada y ruin y ten piedad de nosotros.

 

Recuerda, Señor, que somos tus hijos, y acepta nuestro arrepentimiento: no volveremos a pecar, Señor. Amén.

 

Escuchamos la Palabra, para que nos ilumine y afiance en la fe de Jesús:

+ Lectura del santo Evangelio según San Juan, 11,1-45

En aquel tiempo, las hermanas de Lázaro le mandaron recado a Jesús diciendo: “Señor, tu amigo está enfermo”. Jesús, al oírlo, dijo: “Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”. Jesús amaba a Marta,  a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo se quedó todavía dos días donde estaba. Sólo entonces dijo a sus discípulos: “Vamos otra vez a Judea”.

Cuando llegó Jesús, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado.

Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedó en casa. Y dijo Marta a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá”. Jesús le dijo: “Tu hermano resucitará”. Marta respondió: “Sé que resucitará en la resurrección del último día”. Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?” Ella le contestó: “Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios; el que tenía que venir al mundo”

Jesús, muy conmovido, preguntó: “¿Dónde lo habéis enterrado?”. Le contestaron: “Señor, ven a verlo” Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: “¡Cómo lo quería!” Pero algunos dijeron: “Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?” Jesús, sollozando de nuevo, llegó a la tumba.

Dijo Jesús: “Quitad la losa” Marta, la hermana del muerto, le dijo: “Señor, ya huele mal porque lleva cuatro días” Jesús le replicó: “¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?” Entonces quitaron la losa, Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: “Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado”.

Y dicho esto, gritó con voz potente: “Lázaro, ven afuera” El muerto salió, los pies y las manos atadas con vendas, y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo: “Desatadlo y dejadlo andar”. Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

Palabra del Señor

 

Meditamos la palabra de Dios

Comentario

         "Hemos escuchado en el evangelio de hoy una escena muy humana: “Jesús llora por la muerte de su amigo Lázaro”.

Estamos tan acostumbrados a oír hablar de Jesús- Dios, que se nos olvida el aspecto humano de Jesús-Hombre.

         Y Jesús –como hombre- tuvo los mismos sentimientos que tenemos nosotros: sintió “tristeza, alegría, pena, dolor, hambre, sed...”

Nos podemos imaginar el dolor de Marta y María, hermanas de Lázaro, ante la muerte de su joven hermano.

         Y –sin duda ninguna- todos podemos recordar momentos de nuestra vida en que también nosotros –como Jesús- nos hemos encontrado tristes y llorosos por la muerte de algún familiar o amigo que nos ha dejado.

         Y sabemos, también, que la muerte será un día una realidad en nuestra vida, porque la condición humana –la nuestra y la de todos- es morir.

         Todos: Nosotros, nuestros familiares y amigos, nos dirigimos hacia ese momento doloroso.

             Con Jesús hemos conocido la nueva vida más allá de la muerte.

             Jesús llora por la muerte, de su amigo Lázaro.

         Pero, ante esta muerte, Jesús nos habla de un signo futuro: “Jesús nos invita a creer que todos nosotros –jóvenes y mayores- estamos llamados a vivir una vida nueva, que está más allá de la muerte”.

         Es cierto que al morir –como nos dice la Misa de Difuntos- “se deshace nuestra morada aquí en la tierra”, pero la Misa de Difuntos también nos dice: “Que al morir adquirimos una mansión eterna en el cielo”.

Jesús –con su amor a los hombres hasta morir en la Cruz- nos ha abierto las puertas de esa mansión eterna en el cielo y nos invita a creer y a esperar en esa futura vida nueva, más allá de la muerte".

 

Es el momento de hacer silencio, meditar.........

 

Pidamos al Señor, por intercesión de nuestra madre la Virgen de la Cabeza, en este tiempo de gracia y misericordia, que acuda en ayuda de nuestra debilidad, y le presentamos nuestras necesidades.

 

1.- Líbranos, Señor, de todas nuestras tristezas, desalientos y muertes psicológicas o espirituales. ROGUEMOS AL SEÑOR...

2.- Haznos, Señor, sembradores de vida, de esperanza, testigos de tu resurrección. ROGUEMOS AL SEÑOR...

3.- Ayuda a todos los responsables de la sociedad: gobernantes, intelectuales, artistas, medios de comunicación, y ayúdanos a todos a cambiar esta cultura de muerte por una cultura de vida. ROGUEMOS AL SEÑOR...

4.- Para que sepamos defender la vida en todos sus órdenes. ROGUEMOS AL SEÑOR...

5.- Para que desparezcan las guerras, el terrorismo, los accidentes mortales y se encuentren medicinas eficaces contra toda enfermedad. ROGUEMOS AL SEÑOR...

Alienta, Señor, tu Espíritu de vida sobre nosotros, que supere nuestras tendencias mortales y nos haga gozar de la vida en plenitud. Por JNS...

 

Es el momento de dirigirnos a Dios diciendo:

Padrenuestro que estas en los cielos......

 

Oración sobre las ofrendas

Escúchanos, Padre, tú que nos has enseñado a Jesús y nos has invitado a ir con él hasta la Pascua, hasta la Verdad. Con este pan y vino que te presentamos danos tu fuerza, tu ilusión y tu cariño para que sepamos acompañarte hasta el final. Por JNS...

 

Acción de gracias

 

"¡Qué alegría, Señor!

Ya está próxima la Pascua.

Empezamos a vivir;

atrás dejamos el hombre viejo,

el hombre que Tú no creaste:

egoísta, posesivo, orgulloso, creído...

para abrirnos a la luz , a la vida y ser felices contigo.

Gracias por esta larga Cuaresma

que nos ha ayudado a prepararnos

a vivir la Pascua de Jesús.

Gracias porque tu palabra ha sido

como muletas para andar nuestro camino.

Gracias por el agua que nos ha saciado

y animado a seguir adelante.

Y gracias por el perdón que nos ha hecho

de nuevo vivir la amistad contigo.

Por todo y por esto. ¡Gracias, Señor!".

¡Buen fin de semana!

Compartir con whatsapp